Argentinos Amigos de Paz Ahora Por los Chicos
El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
Sábado, 16 de diciembre de 2017  
  Página Principal Todos los Artículos Libro de Visitas Foros
Buscador:  
Secciones
Servicios

Suscripción
Ingrese su dirección de Email para recibir gratuitamente las novedades publicadas en esta web

¿Quién está en línea?
Actualmente hay 17 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
Efemérides
Un día como hoy ...
1991 - La ONU revoca su resolución de 1975 que considera al sionismo una forma de racismo.
1997 - Representantes de las Naciones Unidas dicen haber hallado fosas colectivas con lo que creen son los cadáveres de 2.000 soldados talibanes capturados por la alianza norteña.
1998 - Estados Unidos dispara oleadas de misiles crucero contra instalaciones militares y de inteligencia en Irak.
2001 - Luego de nueve semanas de asedio, el liderazgo tribal afgano se proclama ganador en su guerra contra los guerrilleros del movimiento Al-Qaeda en su último reducto en Afganistán. Sin embargo, sigue sin hallarse a su líder, Osama ben Laden.
Publicidad

Por los Chicos

Publicado: 23-09-2006

El Islam es compatible con la democracia

Abduljalil Sajid explica cómo los principios de la democracia -entendida como forma de gobierno- están contenidos en la mayoría de los ideales del credo musulmán, aunque no se encuentren explícitamente citados en el Corán. En este sentido, existen tres valores que son especialmente importantes en el mundo islámico: la búsqueda de Justicia, el establecimiento de un gobierno no autocrático y la institucionalización de la compasión y la cooperación social. Sajid cree que el Corán identifica una serie de valores sociales y políticos que son intrínsecos a la forma de vida musulmana y perfectamente compatibles con la democracia constitucional.

Por Abduljalil Sajid

A pesar de que muchos juristas de origen musulmán han debatido sobre el mejor sistema político, el Corán por sí mismo no especifica ninguna forma particular de gobierno. Lo que hace es identificar una serie de valores -tanto sociales como políticos- que son intrínsecos a la forma de vida musulmana.

Existen tres valores que son especialmente importantes:

1) La persecución de la Justicia a través de la cooperación social y la asistencia mutua (Corán 49:13; 11:119);
2) El establecimiento de un método de gobierno no autocrático;
3) La institucionalización de la compasión y la piedad en las interacciones sociales (Corán 6:12, 54; 21:107; 27:77; 29:51; 45.20).

En virtud de lo anterior, los musulmanes deben buscar la forma de gobierno que sea más efectiva para la promoción de estos valores.

Algunas consideraciones sugieren que la democracia -en especial la democracia constitucional que protege los derechos individuales- es la mejor forma de cultivar estos valores.

Mi argumento central es que la democracia -es decir, dar a todos libertad de expresión, asociación y sufragio- ofrece el más alto potencial para promover la Justicia y la dignidad humana, sin atribuir la responsabilidad de injusticia y denigración entre seres humanos a Dios.

Los encargados de impartir Justicia en la tierra jamás podrían hacerlo con la perfección de Dios. Es por ello que una democracia constitucional puede caer en errores de juicio, tentaciones y vicios asociados a la debilidad humana desde el momento en que se establecen en un documento los principios morales que expresan la dignidad de los individuos.

La democracia no puede asegurar la Justicia, pero sí puede establecer la base para perseguirla y satisfacer la responsabilidad que Dios ha asignado a cada uno.

Desde mi punto de vista, la democracia puede ser entendida a partir de seis ideas básicas:

1) El ser humano es el delegado de Dios en la tierra;
2) Esta delegación es la base de la responsabilidad individual;
3) La responsabilidad individual y la delegación adquirida proveen la base de los derechos humanos y la igualdad;
4) Los seres humanos están obligados a promover la Justicia (así como a dictaminar el bien y prohibir el mal) de igual forma que a preservar e inculcar las leyes de Dios;
5) La ley divina debe de distinguirse de las falibles interpretaciones humanas;
6) El Estado no debe pretender simbolizar la majestuosidad y la soberanía divina.

La afinidad que comparten la democracia y el Islam está basada en la Justicia.

Y la Justicia es la clave de los sistemas morales sobre los que la democracia y el Islam deberían interactuar.

La fuente: Abduljalil Sajid es uno de los principales líderes de la comunidad islámica británica y uno de los más respetados estudiosos, pensadores y educadores en cuestión islámica. Se ha involucrado fervientemente en la defensa de los derechos humanos, el diálogo interreligioso y la lucha contra la islamofobia. Es Imán de Brighton Islamic Misión y Presidente del Consejo Musulmán para la Armonía Racial y Religiosa de Reino Unido. También dirige Comité de Política Social, Bienestar y Comité de Regeneración del Consejo Musulmán de Gran Bretaña. Su artículo se publica por gentileza de Safe Democracy Forum (Foro para un Mundo en Democracia).

Arriba
 
Los comentarios y artículos son propiedad de sus autores.
Para el resto © 1999-2006 El Corresponsal de Medio Oriente y Africa.
Buenos Aires - Argentina

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.037 Segundos