Argentinos Amigos de Paz Ahora Mundo Solidario
El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
Jueves, 23 de marzo de 2017  
  Página Principal Todos los Artículos Libro de Visitas Foros
Buscador:  
Secciones
Servicios

Suscripción
Ingrese su dirección de Email para recibir gratuitamente las novedades publicadas en esta web

¿Quién está en línea?
Actualmente hay 22 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
Efemérides
Un día como hoy ...
1977 - El gobierno del Congo anuncia que ha sido asesinado el arzobispo primado, cardenal Emile Biayenda.
1980 - El derrocado Sha de Irán parte hacia Panamá.
1987 - Irak escala su ofensiva aérea contra objetivos económicos de Irán, bombardeando tres torres de extracción de petróleo mar afuera, una terminal de crudo y un buque tanquero.
1992 - Libia dice que entregará a dos sospechosos en la destrucción de un avión de la aerolíneas Pan Am.
1999 - La Asociación de Derechos Humanos de Turquía denuncia 10.000 casos de detenidos, 700 heridos y tres muertos con motivo del año Nuevo del pueblo Kurdo.
2002 - El encuentro mantenido entre palestinos e israelíes termina sin acuerdo.
Publicidad

Por los chicos

Ferhat Abbas
Líder del nacionalismo argelino
Ultima Actualización: 01-01-2002
Lugar de nacimiento: Constantine
( 24/10/1898  -  24/12/1985 )

Otras fuentes
 
  English
  Français
  Italiano
  Português
Farhat Abbas fue un importante líder argelino en la lucha por la independencia. Nacido en Constantine, en 1899. Político moderado desilusionado con la política colonial francesa, abogó por la autodeterminación e independencia de Argelia y fue intermitentemente encarcelado por sus actividades políticas. En 1956 se unió al Frente de Liberación Nacional de Argelia (FLN) con sede en El Cairo (Egipto), desde donde luchó por la independencia argelina contra los franceses. Desde 1958 hasta 1961 dirigió el gobierno argelino en el exilio. Después de la independencia (1962), Abbas pronto discutió con la facción más radical del FLN y fue puesto bajo arresto domiciliario (1964-1965). Después se retiró de la vida pública.

Abbas, hijo de un Caíd (líder musulmán en quien confluyen las funciones de juez, administrador y policía, propio del Norte de África), doctor en farmacia, participó activamente en el movimiento Jeunes Algériens (Jóvenes Argelinos), que reivindica hasta 1936 la igualdad de derechos para los argelinos, pero siempre en el marco de la soberanía francesa.

Sin identificar pues el colonialismo con Francia, Ferhat Abbas colocaba sus esperanzas en una Francia idealizada. En 1931 escribe en su primera obra: "El argelino cree en la Francia de los filósofos del siglo XVIII, de los principios de 1789, de los franceses que se pusieron de parte de los indígenas y que los intelectuales musulmanes no desean apuñalar".

Esta primera obra tiene por título "Jeune Algérien"(Joven Argelino), referencia explícita a los "jóvenes turcos" y a la obra de Mustapha Kemal. En este preciso momento histórico, la juventud intelectual del Magreb se divide entre partidarios y adversarios de Kemal. Abbas brinda abiertamente su entusiasta apoyo al modernismo secular de Ghazi (el conquistador), el inmortal Kemal Atartürk, fuertemente influenciado por los ideales de la Revolución francesa. Abbas llegó incluso a llevar el emblemático gorro de astracán.

"Le Jeune Algérien" merece ser leído atentamente. Se compone de 12 artículos relacionados con el servicio militar para los musulmanes, el éxodo de los obreros argelinos a Francia, la condición del intelectual en Argel, la relación entre colonización e Islam. Estos doce artículos revelan las etapas de un recorrido intelectual y la humillación sistemática impuesta a la sociedad arabo-bereber de Argelia. Ferhat Abbas no pretende la separación de Argelia de la nación francesa, y, de este modo, subtituló su libro "de la colonia a la provincia". Solicita de Francia la fidelidad a sus principios republicanos: igualdad para todos los habitantes de Argelia, emancipación a través de la educación y la garantía de una representación parlamentaria. Grita a Francia con toda vehemencia: "¡Ayúdanos a recuperar nuestra dignidad o quédate con tus escuelas!". A duras penas se puede considerar que sus escritos estén impregnados de conformismo.

Abbas tenía entonces 32 años. Su emergente personalidad es compleja. Reconoce en él dos patrias, una intelectual y otra espiritual: "El pensamiento francés constituye ciertamente la base de los principios de nuestra vida moral (...). Y sin embargo, el Islam sigue siendo nuestra fe pura, la creencia que dota de sentido a nuestras vias, nuestra patria espiritual".

Aspira, sueña -como él solía decir-, con una cultura franco-musulmana, con una Argelia renacida bajo la inspiración del pensamiento francés y con el despertar de unos estados musulmanes en lo sucesivo seguros de su destino. Este alegato tan desconcertante para una cultura mixta es tomado a guasa por los especialistas de la época en asuntos nativos, que no ven en ello más que el sufrimiento del mestizo intelectual. Ferhat Abbas, joven cultivado y humillado, busca reafirmar su propia identidad sobre la doble base de una gran tradición y una civilización musulmana injustamente calumniada. Pero no queriendo limitarse a la mera toma de conciencia del valor de ambas culturas, añade con toda claridad: "Los europeos de aquí se negarán a tendernos la mano en tanto en cuanto vivamos en una situación económica precaria y vayamos cubiertos de harapos e ignorancia. Así es la naturaleza humana. El hombre no fraterniza con su vecino sino en la medida en que éste último le impone respeto".

Una vez terminados sus estudios y establecida su reputación política gracias a la publicación de "Le Jeune Algérien" y a su actividad como presidente de los estudiantes musulmanes de Argel (en 1929 presidió un congreso de estudiantes norteafricanos), Ferhat Abbas decide ejercer como farmacéutico. Se establece en Sétif, subprefectura de la región de Constantine, pequeña capital de una meseta cerealera y centro de una ardiente tradición nacionalista. En 1932 deviene concejal de Sétif; en las elecciones del 14 de octuble de 1934 es elegido como alcalde y, posteriormente, como delegado financiero en la Asamblea de Argel. En 1934 se casa con la hija de un rico terrateniente de la región de Djidjelli, Abderrahmane Khallaf, alcanzando de este modo el estatus social tan ansiado por las élites locales musulmanas.

Este ejemplar éxito es ilustrado por el periódico que funda en 1933, l’Entente franco-musulmane (La Alianza Franco-Musulmana), donde quiere concentrar sus esfuerzos con vistas a la emancipación y el progreso del hombre argelino en el marco de la República francesa. Su pensamiento político del momento se recoge en un célebre y frecuentemente citado texto. En l’Entente del 23 de febrero de 1936 escribe: "Si yo hubiera descubierto la nación argelina, sería nacionalista, y no enrojecería como si hubiera cometido un crimen. Los hombres que han muerto por un ideal patriótico son honorados y respetados a diario. Mi vida no es más valiosa que las suyas, y, sin embargo, yo no moriría por la patria argelina porque esta patria no existe. Yo no la he encontrado. He buscado en la historia. He preguntado a vivos y muertos, he visitado los cementerios: nadie me ha hablado de ella".

El advenimiento del Frente Popular posibilitará, en breve, que las tesis reformistas de Ferhat Abbas empiecen a ganar credibilidad pública. El Proyecto de Ley Blum-Viollette, que otorga la ciudadanía a unos 20.000 argelinos, es un paso adelante, si bien Abbas lo considera demasiado restrictivo. Su derrota por los extremistas reaccionarios partidarios de la colonización supone para él una amarga decepción. La joven élite argelina afrancesada permanecerá atrapada en la humillante condición de meros súbditos franceses. A pesar de ello, Abbas no se da por vencido y en julio de 1938 organiza un partido político: l’Union populaire algérienne (La Unión Popular Argelina). Fiel a su ideal de integración con determinado grado de autonomía, define su objetivo de la siguiente manera: "Queremos que Argelia forme parte de la democracia francesa, pero que conserve su propia fisonomía, su lengua, sus costumbres y sus tradiciones. Integración no quiere decir asimilación". Pero su partido no logrará nunca el apoyo popular que pretendía su fundador y realmente no va más allá de la región de Constantine.

Todavía en los inicios de la Segunda Guerra Mundial Ferhat Abbas no desespera de Francia. A los cuarenta años se ofrece como voluntario para una unidad de combate del ejército francés. Él mismo explica esta decisión en una carta a los lectores de l’Entente: "Si la Francia democrática perdiera su poder no veríamos jamás plasmado nuestro ideal de libertad". Asignado en septiembre de 1939 a una unidad sanitaria en Troyes, es desmovilizado en agosto de 1940. La rapidez del desmoronamiento de Francia frente al Estado nazi le sorprende. Vuelve a Sétif y retoma su trabajo en la farmacia, pero no renuncia a su papel como político. No ceja en su empeño de convencer al jefe del Estado francés, el Mariscal Pétain, de lo que podría ser la Argelia del mañana. En un memorándum con fecha de 10 de abril de 1941 dirigido a Pétain, Abbas invita a Francia, si quería preservar la alianza entre las razas, a imponer en Argelia una vasta revolución agraria y política, similar a la que hubiere realizado Kemal: "La primera tarea consiste en dar al traste con el egoísmo del feudalismo dual que tanto pesa sobre el destino del campesino argelino: el feudalismo colonial, con base en la tierra, y el feudalismo árabe con sus dos tentáculos, el de los ‘marabouts’ (morabitos o religiosos musulmanes) y el de los jefes locales. En el siglo de la locomotora y la aviación el espectáculo de una multitud harapienta es un absurdo histórico. El mantenimiento de este desequilibrio social sería un crímen contra la fraternidad franco-argelina".

Este memorándum choca de lleno contra un muro de incomprensión. La confianza en Francia se tornó en amargura, depués en rebeldía. Este texto de Ferhat Abbas es el último de los textos en que apela a la igualdad de derechos en el marco de la nacionalidad francesa. En adelante, la reivindicación se hará en nombre de los derechos de la nación argelina. El itinerario marcadamente nacionalista que seguirá a partir de ahora es bien conocido. Tras el desembarco anglo-americano en el Norte de África en noviembre de 1942, Abbas redacta, en 1943, el "Manifiesto del Pueblo Argelino", del que nacerá en 1944 la asociación unitaria Amis du manifeste et de la liberté (Amigos del Manifiesto y de la Libertad). Arrestado poco después de las masacres de Sétif y Guelma de mayo de 1945, funda la Union démocratique du manifeste algérien (Unión Democrática del Manifiesto Argelino - UDMA), en 1946. Resulta elegido a la segunda Asamblea Constituyente en 1946 y posteriormente a la Asamblea argelina en 1948. Después de la insurrección del primero de noviembre de 1954, se reúne en 1955 con Jacques Soustelle, el entonces Gobernador de Francia en Argelia. Sin embargo, desilusionado por el inmobilismo político, se alía con el Frente de Liberación Nacional (FLN) ese mismo año. Llega a El Cairo el 22 de abril de 1956 y deviene miembro de la dirección del FLN; el 20 de agosto de 1956 lo será del Consejo Nacional de la Revolución Argelina (CNRA) y, después, en agosto de 1957, del Comité de Coordinación y Ejecución (CEE). En septiembre de 1958 se convierte en presidente del Gobierno Provisional de la República de Argelia (GPRA), cargo que conservará hasta agosto de 1961. Elegido presidente de la Asamblea Constituyente poco después de la independencia de Argelia, Ferhat Abbas dimite el 13 de agosto de 1963 como protesta por el papel excesivo que se arroga el FLN en la redacción de la Constitución argelina. Se retira del escenario de la política, pero continúa luchando por el respeto a los derechos humanos y a la democracia. Publica una extensa autobiografía, cuyo primer tomo lleva el elocuente título de "La nuit coloniale" (La Noche Colonial) y en donde revela los conflictos internos que habían dividido el movimiento emancipador argelino en su confrontación con la opresión, así como la ceguera de los distintos poderes franceses a los que hubo de enfrentarse. Nuevamente vuelve a los temas que le son tan preciados en "Autopsie d’une guerre" (Autopsia de una Guerra), y analiza los sucesos que, a partir de "La Toussaint rouge" (El Rojo Día de Todos los Santos), estremecieron al Magreb todavía francés.

En su última obra, "L’indépendance confisquée" (La Independencia Confiscada), aparecida en 1984, denuncia "el excesivo estatismo que no conduce sino a la pereza, el derroche y la irresponsabilidad". Ferhat Abbas muere en diciembre de 1985.

Arriba
 
Los comentarios y artículos son propiedad de sus autores.
Para el resto © 1999-2006 El Corresponsal de Medio Oriente y Africa.
Buenos Aires - Argentina

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.039 Segundos