Argentinos Amigos de Paz Ahora UNICEF
El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
Viernes, 24 de noviembre de 2017  
  Página Principal Todos los Artículos Libro de Visitas Foros
Buscador:  
Secciones
Servicios

Suscripción
Ingrese su dirección de Email para recibir gratuitamente las novedades publicadas en esta web

¿Quién está en línea?
Actualmente hay 23 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
Efemérides
Un día como hoy ...
1922 - Un equipo de arqueólogos ingleses encuentra la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes (Egipto).
1938 - Inglaterra invita a Egipto, Irak, Arabia Saudita, Transjordania y a la Agencia Judía a participar en una conferencia sobre Palestina.
1960 - El líder congoleño Patrice Lumumba se evade de la prisión.
1976 - 60.000 personas mueren a causa de un terremoto en Turquía.
1994 - Yitzhak Rabin y Yasser Arafat reciben el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.
1998 - El ayatollah Khomeini califica a Estados Unidos de enemigo número uno de Irán.
2001 - Israel mata con misiles a un alto jefe militar de Hamas y a sus dos acompañantes.
2002 - El ejército israelí admite que uno de sus soldados mató a un funcionario de la ONU en Jenín por error.
Publicidad

Por los Chicos

Lajat: confluencia de naturaleza e historia
En el extremo sur de Siria, Lajat ofrece algunos de los paisajes más impresionantes de la región. Gracias a sus tradiciones agrícolas y a sus ruinas arqueológicas, esta nueva reserva de biósfera es un ejemplo de la interdependencia de la diversidad cultural y la biológica.
“Un lago agitado por olas petrificadas en forma repentina”. Así describe un investigador sirio, Jamal Abou Jahjah, el paisaje abrupto de Lajat con sus 120 km2 de colinas ondulantes de basalto en cimas que alcanzan entre 600 y 900 metros de altura.

A unos treinta kilómetros al sur de Damasco, la capital siria, en la provincia de Sweida, fronteriza de Jordania, Lajat se halla en la intersección de dos regiones, una de clima templado y otra de clima semidesértico. En la Red Mundial de Reservas de Biósfera –a la que acaba de ingresar–, figura como “cruce biogeográfico”.

Habitada desde hace milenios, la meseta de Lajat cuenta en la actualidad con unos 16.500 habitantes, repartidos en 13 aldeas que siguen viviendo como sus antepasados, esencialmente de la agricultura y la ganadería. Son testimonio del cultivo en terrazas, los numerosos pastizales rodeados por kilómetros de muros de piedra que sirven de abrigo a reptiles y pájaros. Al origen de esas tapias, la práctica antigua del pastoreo rotativo resultó ser esencial para el mantenimiento sostenible de esas tierras.

Gracias a sus reservas acuíferas y a la calidad de su suelo, Lajat es una de las regiones más fértiles de Siria. Se encuentran allí un tercio de las variedades vegetales del país. Olivo, palmera, higuera –plantas llamadas “coránicas” porque están mencionadas en el libro sagrado– florecen con el alfóncigo pródigo en pistachos, el almendro y otros árboles frutales en singular mezcla de especies mediterráneas e irano-turcas debido a la situación geográfica del sitio.

Estos frutos son fuente de actividad para la población desde épocas remotas. Prensas de olivos y pistachos de la época romana atestiguan la larga tradición en la producción de aceites y jabones. Actualmente se llevan a cabo estudios para la explotación de almendras amargas silvestres, perales y otras plantas reconocidas por sus virtudes medicinales.

Ruinas romanas

Pero las riquezas naturales no constituyen el único atractivo de Lajat, que además está sembrada de ruinas de poblados, siendo los más antiguos los que se remontan al siglo III de nuestra era. Pese a los daños causados por un terremoto en el año 749, todavía se pueden ver restos de grandes granjas fortificadas y de casas dotadas de recintos habitables y otros consagrados a las actividades agrícolas construidos con un único material, el basalto.

Entre 2003 y 2007 un equipo de expertos franceses catalogó 700 lugares históricos y arqueológicos en la región. Una treintena de éstos fueron excavados, revelando la existencia de ciudades grecorromanas en los alrededores de la aldea de Shahba, monasterios y casas de la época bizantina.

Vale decir que el potencial turístico de Lajat es muy prometedor. Sus paisajes, su flora y fauna silvestre, sus tradiciones pastorales pueden atraer a los aficionados al ecoturismo, aunque los apasionados de la historia tendrán también hartos elementos con los cuales satisfacer su curiosidad.

Restablecer el equilibrio

El desarrollo del ecoturismo es uno de los principales objetivos del plan de gestión de Lajat, establecido por el ministerio sirio de Administración Local y Medio Ambiente en 2006, año en que el sitio fue designado como reserva natural nacional.

Se han elaborado proyectos con miras a la renovación de las antiguas viviendas y de las ruinas que, tras ser abandonadas y reconstruidas en varias oportunidades, sirven desde los años 1970 como cercado de pastoreo para las poblaciones seminómadas y como puntos de agua o de tenderetes para los artesanos.

Las autoridades no ven con buenos ojos esta situación y tratan de hallar situaciones que preserven los vestigios históricos, transformándolos en albergues turísticos. Se prevén también a tal efecto formaciones para guías e intérpretes oriundos de los diferentes pueblos de la meseta.

Por otra parte, se han establecido giras de observación ornitológica en colaboración con el Centro de Investigación de Sweida, la Comisión General para la Investigación Agrícolo-científica y las universidades vecinas que también desarrollaron otros proyectos cuyo objetivo es mejorar la vida de las poblaciones locales respetando el medio ambiente.

La tala de árboles y el pastoreo incontrolado constituyen las principales amenazas para el medio ambiente en Lajat. La población local está dividida entre quienes son favorables a la protección de los bosques pero no respetan las zonas de pastoreo y quienes desean un pastoreo controlado al mismo tiempo que una explotación forestal libre de obligaciones.

Cabe esperar que el estatuto de Reserva de Biósfera permitirá establecer un plan de gestión de Lajat que, al tiempo que regule la explotación forestal y la conservación de los pastizales, restablezca antiguas costumbres más respetuosas con el medio ambiente.
La fuente:  Hala Kodmani es una periodista francosiria. Su artículo se publica por gentileza de El Correo de la Unesco.
 
Otros idiomas
Enlaces Relacionados
· Más acerca de Turismo
· Noticias de Hala Kodmani


Noticia más leída sobre Turismo:
Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica: la tierra de los cinco grandes

Votos del artículo
Puntuación promedio: 4.69
votos: 13


Vote por este artículo:

Excelente
Muy bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión para imprimir  Versión para imprimir

Disculpe, los comentarios no están activados para esta noticia.
Arriba
 
Los comentarios y artículos son propiedad de sus autores.
Para el resto © 1999-2006 El Corresponsal de Medio Oriente y Africa.
Buenos Aires - Argentina

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.068 Segundos