¿Son compatibles el Ramadán y el deporte de alta competencia?
Fecha Sábado, 19 marzo de 2005
Tema Sociedad


El ayuno durante el mes sagrado es una obligación que cumplen millones de musulmanes en distintas partes del mundo. Conocer las repercusiones que tiene esta práctica en el físico y el entrenamiento es una necesidad para los médicos del deporte. Escribe Sebastián Masquelet.

¿Son compatibles el Ramadán y el deporte de alta competencia?

El ayuno durante el mes sagrado es una obligación que cumplen millones de musulmanes en distintas partes del mundo. Conocer las repercusiones que tiene esta práctica en el físico y el entrenamiento es una necesidad para los médicos del deporte.

Por Sebastián Masquelet

Nourredine Naybet .

"Comed y bebed hasta que os parezca distinto el hilo blanco del negro en el alba. A continuación, ayunad completamente hasta la noche." Esto reza el cuarto precepto divino del Islam, que alrededor de mil millones de musulmanes respetan en todo el mundo. A partir de esta prescripción del Corán, ricos y pobres se igualan en el hambre durante los 29 días del Ramadán.

En el marco del Congreso Internacional de Fútbol y Medicina del Deporte, celebrado el 6 de marzo en el Hotel Intercontinental de Buenos Aires, Yacine Zerguini, un médico argelino que integra la Comisión de Medicina Deportiva de la FIFA, habló sobre las repercusiones que tiene el mes sagrado en los futbolistas musulmanes. En los pocos minutos que le fueron cedidos, explicó algunas conclusiones extraídas de un estudio realizado a fines del año pasado sobre los efectos que produce el enorme esfuerzo físico que implica el ayuno, en particular para quienes practican deportes a nivel profesional.

De 59 años y con una larga experiencia en los mejores hospitales de Argelia, Zerguini afirma con seguridad que "sería erróneo concluir que el Ramadán es perjudicial para la salud". No obstante, una vez finalizado el encuentro, organizado por el Club Atlético Boca Juniors, reconoce que "todavía es poca la información que se maneja sobre su influencia en la actividad deportiva de alta competencia".

¿Cómo mantienen su nivel ciertos futbolistas musulmanes que juegan en Europa y que respetan fielmente el ayuno? ¿Están en desventaja con respecto a quienes entrenan y se alimentan con normalidad? ¿Cómo afecta a la psicología del jugador entrenar durante el mes sagrado? "Encontrar respuestas a estos interrogantes es de gran importancia, en especial considerando que en los próximos años puede disputarse un mundial u otra competencia internacional en un país musulmán", destaca Zerguini.

En la breve conferencia que dictó, el médico explicó cómo se realizó la investigación en el último Ramadán y compartió su primera conclusión: no hay efectos físicos en ejercicios moderados de velocidad y resistencia, así como tampoco en salto y alcance.

El estudio consistió en diversas pruebas físicas, análisis de sangre y orina y un cuestionario que reflejaba las conductas de los futbolistas en cuanto a la calidad y duración del sueño y a los hábitos alimentarios.

"Sí hay repercusiones en otros tipos de ejercicios", remarcó el profesional, que preside la Comisión Médica de la Federación de Fútbol de Argel. "De todas maneras, la situación es confusa, ya que el 50% de los jugadores manifesta que no siente problemas para jugar durante el mes de ayuno".

Zerguini contestó también algunas preguntas referidas a la situación propiamente argelina en Ramadán. Sus conclusiones siguen el tono del análisis de los casos europeos: "Si los jugadores mantienen una conducta responsable en términos de descanso y alimentación, pueden jugar normalmente. La liga no se suspende de ninguna forma."

La aparición de problemas físicos en las competencias locales generalmente está relacionada con que "muchos deportistas llevan una vida muy poco ordenada durante la noche y luego duermen en el día. Si durmieran bien y comieran apropiadamente alrededor de las 4 o 5 de la mañana, podrían aguantar todo el día sin inconvenientes", aseveró el médico.

El ejemplo utilizado para demostrar el alto nivel que mantienen los futbolistas en los campeonatos europeos aún en Ramadán fue el de Nourredine Naybet, jugador del Tottenham Hotspur y con varios años de actividad en Deportivo La Coruña. "Vivo hace muchos años fuera de Marruecos y siempre respeté el ayuno. No hay forma de que falte a la fe en mi religión. Para mí es lo más importante", sostiene el jugador, nacido en Casablanca.

La abstinencia -que no se limita a comer y beber sino que alcanza a la actividad sexual así como a conductas violentas- es una obligación para todos los musulmanes que hayan alcanzado la pubertad, con algunas excepciones como las mujeres embarazadas, los enfermos y los viajeros. Implica una fuerte autodisciplina física y mental que puede interpretarse como un período de purificación interior, de regeneración.

A su vez, como advierte Zerguini, "su significado religioso, social y cultural es mucho más grande". A partir de él, se fortalecen los sentimientos de identidad de los creyentes y su pertenencia a una misma comunidad.

Pese a que el Ramadán exige un enorme esfuerzo físico, es el período en el que se produce la renovación de la fe. Es por ello que, con pequeñas diferencias, con disparidad de horarios y desde muy distintas naciones, lo respetan la gran mayoría de los musulmanes.

La fuente: el autor es colaborador de elcorresponsal.com.





Este artículo proviene de El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
http://www.elcorresponsal.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.elcorresponsal.com/modules.php?name=News&file=article&sid=4343