La Iniciativa de Paz Israelí, un pragmático ''sí'' a la Iniciativa de Paz Árabe
Fecha Domingo, 28 noviembre de 2010
Tema Opinión/Ideas


En 2008 comenzamos a elaborar una propuesta de Iniciativa de Paz Israelí, basada en tres principios: nuestra interpretación de los intereses estratégicos genuinos de Israel; nuestra asunción de que los líderes israelíes estarían listos para hacer "todas las concesiones posibles" solo cuando pudieran mostrar a los israelíes que esto es "a cambio del fin de todos los conflictos", y nuestra determinación de adoptar las propuestas existentes y las soluciones ya negociadas en los últimos 19 años, desde Madrid, sin reinventar la rueda.

Desde el año 2000, el proceso de paz ha estado oscilando entre paralizaciones y arranques. Si israelíes y palestinos reanudan las negociaciones por otros 90 días y no logran llegar a un acuerdo, será hora de hacer frente a la conclusión inevitable: el estatus permanente es poco probable que se logre a través de negociaciones bilaterales, sin un contexto regional. En consecuencia, será necesario abordar un nuevo enfoque que asegure que el proceso de paz llegue a su destino y que el impacto de los saboteadores de los acuerdos sea reducido al mínimo.

En 2002, los Estados árabes presentaron su Iniciativa de Paz Árabe (API, por sus siglas en inglés) como una visión de "final del juego", introduciendo la idea de una solución amplia, regional y sustentable en lugar de un proceso fragmentado, bilateral y en etapas. Como muchos otros israelíes, nosotros percibimos esta oferta como un acontecimiento histórico. Sin embargo, no tenemos intención de explicar aquí las dificultades que los gobiernos israelíes han tenido con esa iniciativa o por qué no fue aceptada. En su lugar, proponemos que Israel responda con un pragmático "sí" presentando en paralelo su propia visión de "final de juego", que denominamos Iniciativa de Paz Israelí (IPI), en lugar de intentar enmendar la Iniciativa de Paz Árabe.

La Iniciativa de Paz Israelí debe articular la visión de Israel a largo plazo, que debe lograrse después de la implementación exitosa y progresiva de todos los acuerdos sobre el estatus permanente. La publicación de esa iniciativa demostraría un cambio transformador en la estrategia de Israel, al darse cuenta de que sólo poniendo fin al conflicto en términos regionales podrá alcanzar sus intereses fundamentales, sus objetivos de seguridad y eliminar las amenazas existenciales. Such a vision should also demonstrate that these long-term fundamental interests (such as security, identity and acceptance in the region) are achievable in accordance with the API core concepts, with bridgeable gaps. Esta visión también debe demostrar que estos intereses fundamentales a largo plazo (tales como la seguridad, la identidad y la aceptación en la región) se pueden alcanzar de acuerdo con los conceptos básicos de la Iniciativa de Paz Árabe.

Con esto en mente, en 2008 comenzamos a elaborar una propuesta de Iniciativa de Paz Israelí, basada en tres principios: nuestra interpretación de los intereses estratégicos genuinos de Israel; nuestra asunción de que los líderes israelíes estarían listos para hacer "todas las concesiones posibles" solo cuando pudieran mostrar a los israelíes que esto es "a cambio del fin de todos los conflictos", y nuestra determinación de adoptar las propuestas existentes y las soluciones ya negociadas en los últimos 19 años, desde Madrid, sin reinventar la rueda.

El texto detallado de la Iniciativa de Paz Israelí se publicará próximamente en inglés, hebreo y árabe; contiene cuatro capítulos de la visión, a partir de escenarios regionales de fin de conflicto. El escenario palestino-israelí planteado en ella es un Estado palestino viable sobre la base de las fronteras de 1967 y los intercambios de tierra necesarios por cuestiones demográficas, Jerusalén como la capital de dos Estados, una solución acordada para los refugiados en el interior del Estado palestino (con simbólicas excepciones), el reconocimiento mutuo de las auténticas identidades nacionales de los dos Estados como resultado de las negociaciones y no como prerrequisito, la reiteración de los principios subyacentes de la declaración de independencia de Israel de 1948 con respecto a la igualdad civil de sus ciudadanos árabes y un acuerdo de seguridad de largo plazo con garantías internacionales.

El escenario final del conflicto sirio-israelí se basa en la retirada gradual de los Altos del Golán para finalmente llegar a las fronteras de 1967 con un intercambio de tierras, junto con la disposición de estrictas medidas de seguridad para frenar a terroristas y organizaciones paramilitares. En cuanto al Líbano, el escenario se articula principalmente en la adopción de medidas de seguridad, como las fronteras internacionales que ya se han establecido. Los otros tres componentes de la Iniciativa de Paz Israelí contemplan mecanismos regionales de seguridad frente a amenazas regionales comunes, una visión para el desarrollo económico regional y la evolución paralela hacia el reconocimiento regional y relaciones plenas.

Como simples empresarios pragmáticos que somos, hemos dejado muchos temas librados al tratamiento de expertos y diplomáticos, por ejemplo, el agua, las soluciones simbólicas excepcionales para los refugiados en Israel y el impacto que tendrán las medidas de seguridad de largo plazo sobre las armas nucleares en la región. Por razones similares, no estamos en condiciones de sugerir los procesos diplomáticos exactos que tendrán la Iniciativa de Paz Árabe y la Iniciativa de Paz Israelí en las plataformas de acciones concretas y en el proceso de sincronización. Sin embargo, en los últimos 18 meses hemos compartido la evolución del texto de esta Iniciativa de Paz Israelí con figuras árabes en diversos foros y se nos hizo conocer la bienvenida dada al hecho de que israelíes están respondiendo a la Iniciativa de Paz Árabe, independientemente del lenguaje preciso de nuestra iniciativa. Al hablar con ellos y con otros expertos israelíes, presentamos nuestra idea de formar un acuerdo marco regional como una síntesis entre ambas iniciativas. De hecho, ambas propuestas podrían convertirse en "depósitos a la vista" para presentar una declaración de principios o, alternativamente, un acuerdo marco.

Las ideas en la Iniciativa de Paz Israelí no son las que los israelíes han estado soñando y esperando, ya que representan un cambio importante de nuestra ideología colectiva. En consecuencia, la sociedad israelí se encontrará con dificultades para digerirla. Pero creemos que la sociedad israelí puede hacer frente a esos desafíos y que nuestro sistema democrático va a ganar, porque la Iniciativa de Paz Israelí refleja los sacrificios mutuos necesarios para poner fin a todos los conflictos y lograr el verdadero interés estratégico del Estado de Israel: un hogar seguro para el pueblo judío, disfrutando de completo reconocimiento regional.

Esperamos que la Iniciativa de Paz Israelí cree un diálogo intensificado y permita repensar en algunos círculos, tanto en Israel como en la región. Quince años después del asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin, esperamos ver a valientes líderes regionales adoptar las visiones de estos acuerdos y poder llevarlos a una sincronización práctica.

Yuval Rabin es un empresario israelí, hijo del ex primer ministro Yitzhak Rabin; Koby Huberman es experto en el desarrollo de estrategias y emprendedor social. Ellos son los coautores de la Iniciativa de Paz Israelí. El artículo original ha sido publicado en Bitterlemons. La traducción del inglés pertenece a Sam More para elcorresponsal.com.



Este artículo proviene de El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
http://www.elcorresponsal.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.elcorresponsal.com/modules.php?name=News&file=article&sid=5792