“Los militares egipcios tienen muchos intereses que preservar”
Fecha Viernes, 05 julio de 2013
Tema Política




PARÍS.- El especialista en Oriente Próximo Alain Gresh analiza cómo el efímero ejercicio del poder en Egipto por parte de los Hermanos Musulmanes ha engendrado un desplome de su popularidad y un neto retroceso de su influencia, de forma similar a lo sucedido en Túnez y Turquía. Éste es un extracto de su contenido (la entrevista fue realizada antes del golpe de Estado).

-¿Egipto está viviendo una segunda revolución?

-La amplitud de la manifestación que tuvo lugar el 30 de junio es histórica y demuestra que hay un verdadero hartazgo del gobierno egipcio y de su presidente, Mohamed Morsi, por parte de la población. El poder ha fracasado a la hora de encaminar al país por la vía de las reformas. Sin minimizar la responsabilidad de los Hermanos Musulmanes, la relativa capacidad de influencia que aún tienen las fuerzas del antiguo régimen egipcio, el ejército y la estructura del Estado han conducido al país al actual callejón sin salida.

De ahí el asombro que provoca el discurso de algunos miembros de la oposición, entre ellos Hamdi Sabahi (que quedó tercero en la primera vuelta de las presidenciales de mayo de 2012), que reclama la vuelta de los militares. Esa petición equivale a olvidar quién ha dirigido el país durante los 18 meses siguientes a la caída del presidente Mubarak, en febrero de 2011. Los militares tienen una gran responsabilidad en el caos institucional que reina al haber adoptado, con la ayuda de los Hermanos Musulmanes, una hoja de ruta que ha conducido al actual marasmo y a la sangrienta represión de las manifestaciones antes y después del derrocamiento de Mubarak.

-¿Quiénes son esos millones de manifestantes en las calles egipcias?

-Las fuerzas de oposición a Morsi son muy heterogéneas. Se trata de una mezcla de la oposición al antiguo régimen, que desempeña un rol muy importante entre bastidores y en los medios de comunicación que tiene bajo su control. Pero la multitud de corrientes políticas en su seno plantea un verdadero problema para el futuro del movimiento porque estas fuerzas no han sido nunca capaces de federarse en torno de un proyecto. La pregunta de quién puede constituirse en alternativa creíble al gobierno de Morsi y de los Hermanos Musulmanes no está aún resuelta. Ante todo, hay un enorme descontento económico y social, debido a la pobreza, considerable en el país y a la ausencia de decisiones. El país está siendo gestionado, desde hace dos años, sin programa económico. Los Hermanos Musulmanes, próximos a la corriente neoliberal, han firmado un acuerdo con el FMI, que después se han negado a aplicar. La crisis social no podrá solucionarse sin que se llegue a un consenso político.

-¿La caída de los antiguos regímenes en Egipto y Túnez garantiza la democracia?

-Las revoluciones en estos países han eliminado a Hosni Mubarak y a Ben Alí, así como a sus respectivas pequeñas camarillas, que se han visto incluso delante de los tribunales. Pero su derrocamiento no se ha visto en absoluto traducido ni en una depuración del aparato del Estado ni en un cambio importante del personal político y administrativo. Todas las instituciones siguen como estaban, aunque funcionando de una manera más autónoma pues antes dependían de la Presidencia. Por ejemplo, Morsi, ¿se puede decir que controla realmente el aparato del Estado cuando se sabe que los ministros de Interior y Defensa dependían del Ejército? Esta autonomía de ciertas instituciones debería estar bajo control para evitar un caos permanente.

El ejército participa en el empeoramiento de la situación política con el fin de aparecer como una alternativa. Sin embargo hasta ahora, ha dudado en asumir la gestión directa del Estado debido a la actual situación de caos. De hecho, cuando ha estado en el poder durante 18 meses, su balance ha sido desastroso, y eso está aún muy vivo en la memoria de los egipcios. Los militares tienen muchos intereses directos que preservar, sobre todo económicos, que les han empujado a evitar hasta ahora su entrada en el poder y así encontrarse en primera línea en caso de que prosiga la contestación por parte de la sociedad.

L’Humanité http://www.humanite.fr/. (La nota fue publicada horas antes de que se produjera el golpe militar).



Este artículo proviene de El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
http://www.elcorresponsal.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.elcorresponsal.com/modules.php?name=News&file=article&sid=6007